Fibra de vidrio versus asbesto
( Publicado en Revista Creces, Marzo 1987 )

Está demostrado que las fibras de asbesto utilizadas para aislación térmica y acústica son tóxicas, de tal forma que las industrias que trabajan con asbesto están sometidas a normas estrictas de seguridad para evitar que los trabajadores contraigan penosas dolencias (asbestosis e incluso cáncer). Un estudio realizado en 1986 en el Laboratorio Nacional de Los Alamos, Nuevo México (EE.UU.), utilizando ratas, permitió comprobar que las fibras artificiales -a diferencia del asbesto- no resultan tóxicas.

Los investigadores forzaron a las ratas a respirar aire contaminado con fibras artificiales a niveles mucho más altos que los permitidos por las normas nacionales de regulación. Un grupo paralelo fue obligado a respirar aire contaminado con asbesto, observándose una gran diferencia entre ése y el grupo anterior: las fibras artificiales como la fibra de vidrio o la silica, se disuelven en los pulmones no demorando más de 60 días en desaparecer la mitad de ellas. En cambio, las fibras de asbesto son cristalinas y no se disuelven, permaneciendo en los pulmones (New Scientist, diciembre 4,1986), donde ejercen su efecto nocivo por acumulación.



0 Respuestas

Deje una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados.*

Buscar



Recibe los artículos en tu correo.

Le enviaremos las últimas noticias directamente en su bandeja de entrada